Actualidad

¿Y con todo esto? ¿¿¡¡Cómo innovo ahora!!??

  • 18 diciembre 2018
  • CENTROS DE INVESTIGACIÓN
  • Articulos

Estoy en el AVE de vuelta de Barcelona reflexionando sobre todo lo que he escuchado y aprendido en el 5 Congreso Nacional de Directivos de apd. En dicho Congreso, reputados y prestigiosos profesionales de primer nivel nos han hablado sobre las principales tecnologías e innovaciones que cambiarán por completo el mundo de la empresa, la sociedad y el mundo en general tal y como lo conocemos hasta ahora.

Son muchos los temas que se han tratado, pero me gustaría compartir contigo las principales reflexiones y conclusiones que me llevo de vuelta a Madrid

1.- Lo que diferencia a esta nueva revolución de otras en la historia de la humanidad son fundamentalmente dos cosas:

  1. La velocidad del cambio, el cual me temo que nos tendremos que acostumbrar porque no va a parar; es decir, vamos a vivir cambios continuos y muy rápidos además, así que la capacidad y velocidad para adaptarnos a los mismos se va a convertir en una ventaja competitiva de las empresas.
  2. En esta nueva revolución tecnológica no existe una única tecnología que cambie el status quo establecido, sino que son muchas tecnologías diferentes, y todas con potencial disruptivo, que van a transformar totalmente la manera de fabricar, de distribuir y de relacionarse con los clientes

A este respecto, desde el punto de vista de la gestión empresarial, la clave no va a ser adoptar todas estas nuevas tecnologías, sino ser capaz de generar suficientes ingresos y rentabilidad en el corto plazo para poder financiar en el medio y largo plazo todos los proyectos de transformación radical que serán necesarios abordar si queremos sobrevivir y ser competitivos. Decirlo es fácil, ponerlo en práctica se me antoja complicado.

2.- Una frase muy repetida ha sido que los datos son el nuevo oro, el nuevo petróleo del siglo XXI. Por lo visto en los últimos 10 años se han generado más datos que en toda la historia de la humanidad. Big Data, Smart Data, Data Analytics y demás términos anglosajones que lleven “Data”, van a ser determinantes para otras tecnologías de las que hablaré después como IoT, IA, Blockchain y demás. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que somos capaces de generar trillones de datos todos los días, pero sólo estamos analizando un 1% de los mismos. Imagínate si utilizáramos el otro 99%.

Para proteger esos datos tan valiosos, será prioritario el tema de la Ciberseguridad y posiblemente aparecerán nuevas tecnologías como el Blockchain, que han transformado el sector financiero, y al parecer también tendrá su influencia en otros sectores como el jurídico.

3.- La impresión 3D va a cambiar las reglas de juego de los sistemas de producción y fabricación del futuro., permitiendo sustanciosos ahorros, no sólo de fabricación, sino de transporte y distribución. Además, va a permitir una personalización del producto inimaginable con un coste de producción igual. Otro tema importante de la impresión 3D, es que nos va a permitir abaratar los costes de la innovación, al mismo tiempo que acortará los ciclos de lanzamiento de nuevos productos. Y no me quiero ni imaginar lo que puede ocurrir cuando cada uno de nosotros tenga una impresión 3D en su casa.

4.- También se ha hablado con la Realidad Virtual (VR) y la Realidad Aumentada (AR); tanto aplicada al mundo industrial, como a otros ámbitos como el educativo, empresarial, ocio y medios de comunicación. De estas tecnologías me quedo con las aplicaciones que hoy ya se están realizando para ayudar a los discapacitados de todo tipo a integrarse en la sociedad, y a facilitarles una vida normal, tanto a ellos mismos, como a los familiares que cuidan de ellos. Una auténtica pasada. Y en el terreno anecdótico, me ha inquietado mucho saber que se han realizado experimentos que han demostrado que en entornos de realidad virtual prolongados en el tiempo, el ser humano ha tenido reacciones similares (frecuencia cardiaca) que en entornos reales. Mis 10 hijos van a alucinar cuando les cuente cómo serán los video juegos del futuro con estas tecnologías.

5.- El Internet de las Cosas (IoT) va a ser el catalizador de muchos otros cambios, ya que dicen que en el 2020 habrá en torno a 20.000 millones de dispositivos conectados en el mundo, lanzando datos e información sin parar. En este punto va a ser determinante la adopción del 5G, sin el cual la velocidad de intercambio de información no será la apropiada para implantar muchas de las iniciativas IoT como la industria 4.0, Smart Cities, coche autónomo, drones autónomos, etc..

6.- Esa masa ingente de datos e información generada por el IoT será recibida, entre otros, por las máquinas y robots, dando lugar a otras nuevas tecnologías como el Machine Learning, la Inteligencia Artifical (IA) y la Robótica. Aquí coinciden todos los empresarios ya que el 95% cree que la implementación de soluciones de IA optimizará sus procesos productivos y les permitirá además mejorar sus interacciones con sus clientes.

7.- Los robots están aquí y han venido a quedarse. Es un hecho. Y van a cambiar el mercado de trabajo totalmente ya que dicen que en 20 años el 45% de los trabajadores serán sustituidos por robots. Lo que me ha tranquilizado un poco es que se van a generar más del doble de nuevos trabajos; lo que quiere decir, que si lo hacemos bien, seremos capaces de reducir el desempleo y generar nuevos empleos más cualificados gracias a los robots. Aquí jugará un papel crucial en entorno educativo, que deberá adaptarse y transformarse también para formar adecuadamente a los niños y jóvenes del futuro.

Continuando con los robots, comparto contigo una inquietud ya que en uno de los paneles se debatió si el robot podrá “adquirir” todas las características y capacidades del ser humano, como la creatividad, la intuición, agudeza mental, aprendizaje, sentimientos, etc….; y en ese sentido, uno de los ponentes manifestó repetidas veces que sí, que tendrán absolutamente todas nuestras capacidades, e incluso de habló de conciencia propia. De hecho, hoy los robots pintan cuadros, ganan a los mejores jugadores de póker del mundo, crean canciones, escriben guiones de series y muchas otras actividades creativas. Yo aquí dudo si de verdad el robot será capaz de amar y de sufrir como nosotros, de perdonar, de en definitiva, tener sentido de trascendencia como tenemos nosotros los humanos.

8.- Por último, también se habló sobre los efectos que este tsunami tecnológico tendrá en la población del futuro. A este respecto, denominaron como bomba atómica demográfica en efecto que el envejecimiento poblacional va a provocar en el siglo XXI. Y aquí algunos sectores como la biotecnología, la nanotecnología y la e-health jugarán un papel protagonista.

Bueno, ¿Y con todo esto? ¿¿¡¡Cómo innovo ahora!!??

Me refiero a que en muchas de las conversaciones con mis clientes y en foros de innovación a los que suelo asistir se habla de conceptos como: innovación disruptiva, escalable, innovación abierta, ecosistemas de innovación, intra-emprendimiento innovador, innovación colaborativa, innovación social, etc….Y me parece que el problema con el que nos encontramos hoy en día es que necesitamos “Poner foco”. Lo que quiero decir es que todas estas tecnologías deben ser un medio para ayudarnos en nuestro proceso innovador, y no deben ser el fin. Deben ayudarnos a mejorar la manera que tenemos de innovar, haciendo más eficiente y rápido el proceso, porque no te olvides de que la velocidad va a ser un actor muy importante en el nuevo tablero de juego.

Creo que debemos tener muy claro antes de innovar, a dónde queremos ir, poniendo siempre al cliente en el centro de toda nuestra estrategia y de todas nuestras decisiones. Por favor, que las tecnologías no nos tapen al cliente. Entendiendo bien cómo será el cliente del futuro, nos permitirá vislumbrar cuáles serán sus necesidades, que querrán, cómo lo querrán, y de este modo, pensaremos mejor cómo podremos nosotros satisfacer esas necesidades del futuro.

Una última cuestión importante a tener en cuenta es cómo voy a proteger todo mi esfuerzo innovador en este nuevo panorama que acabo de describir. Tradicionalmente la patente ha sido el instrumento más utilizado por las empresas para protegerse y poder explotar y sacar partido a sus innovaciones.

En el futuro, estimo que los ciclos de innovación y lanzamiento de nuevos productos serán más cortos, y por ello la patente quizás no sea el instrumento único adecuado del futuro. Además, en muchas de las tecnologías que te he contado, los algoritmos y el software juegan un papel determinante, y por ello habrá que buscar fórmulas de protección adecuadas, como el secreto empresarial, y muchas otras veces, serán una combinación de varias figuras de propiedad industrial e intelectual, dependiendo de lo que queremos proteger. Las organizaciones deberán realizar un ejercicio de “poner orden en casa”, en el sentido de que deberán estudiar bien su ciclo de innovación, desde la generación de las ideas, identificando bien el Know-How generado, el que tiene valor, analizando cuáles son las fórmulas o mecanismos de protección adecuados, implantando internamente los protocolos internos destinados a asegurarse ese conocimiento está debidamente custodiado; planificando bien la estrategia de internacionalización y defensa de esos activos intangibles, y lo más importante, conociendo el valor real de esa innovación generada y viendo cuál es la mejor manera de explotarla y sacar rentabilidad de la misma.

Bueno, estamos llegando a la estación de Atocha; espero que estas reflexiones que he compartido contigo te hayan resultado interesantes, y sobre todo, que te hayan animado a leer un poco más sobre lo que te he contado.

Santiago Mata
Director de Desarrollo de Negocio Nacional

Introduce tu busqueda