Actualidad

La propiedad intelectual: más que tenerla, ¡gestionarla y aprovecharla!

  • 19 mayo 2020
  • Artículos

La generación de conocimiento al interior de cualquier organización es indudablemente un activo de gran valor que debe ser gestionado.
La gestión del conocimiento implica procesos que permiten su identificación, documentación, socialización y archivo, y es dentro de ese proceso que la propiedad intelectual (en adelante PI) juega un papel importante, porque tiene la capacidad de darle un valor diferencial a aquel conocimiento que resulta protegible y ello se traduce en beneficios para la empresa.

¿Cómo así que valor diferencial? ¿Qué beneficios trae para la empresa?

Veamos punto por punto para dar claridad sobre la importancia de la gestión y aprovechamiento de la Propiedad Intelectual:

No todo el conocimiento generado al interior de una organización es protegible. Esto puede obedecer a muchas razones, entre ellas porque no cumpla los requisitos exigidos por la ley para ciertas figuras de protección, o porque el conocimiento generado responde a maneras tradicionales y bien conocidas de hacer las cosas.

• Sin perjuicio de lo anterior, muchas empresas saben “hacer las cosas” de cierta manera que les da una ventaja competitiva en el mercado. Lograr proteger ese “saber hacer” le da un valor adicional a la empresa y a su producto/servicio en el mercado.

• Algunas herramientas de PI, como la Inteligencia Tecnológica, pueden ayudar a identificar aquel conocimiento que pueda ser protegible, además de dar información valiosa sobre el estado del arte de ciertas tecnologías, los principales competidores, cómo se mueven los mercados, e incluso identificar potenciales aliados para codesarrollos. Conocer el entorno en el que se mueve un negocio siempre permitirá tomar mejores decisiones.

• Las estrategias de protección pueden variar de caso en caso. No todo es protegible vía patente; no todo lo protegible vía patente se revela completamente (de hecho, en algunos casos, se recomienda asegurar parte del conocimiento vía secreto industrial). También hay casos en los que registrar una forma externa de un objeto resulta vital para el negocio, por lo que se estudia la viabilidad de un diseño industrial o una marca tridimensional. Otros, en los que una estrategia de protección marcaria robusta hace la diferencia para el empresario y su negocio. En cuestiones de estrategia no recomendamos proteger por proteger, se trata de valorar el interés empresarial y alinear la estrategia de PI con el plan comercial y la estrategia de innovación, para maximizar el costo/beneficio.

• Los derechos concedidos se convierten en verdaderos activos empresariales: otorgan exclusividad y la posibilidad de evitar que terceros hagan uso no autorizado de dicho conocimiento.

• Un portafolio organizado de intangibles no solo permite mantener el control sobre los activos, sino también permite definir estrategias de defensa y mantenimiento, así como de gestión del conocimiento.

En resumen, la Propiedad Intelectual transforma el conocimiento que muchas veces los empresarios consideran corriente, activos de alto valor. La debida gestión de dichos activos puede darles visibilidad a las organizaciones, ayudarles a defender sus inversiones en desarrollo e innovación y maximizar retornos económicos. Cada organización tiene un ADN propio y la gestión de la PI debe adecuarse a esa estructura organizacional propia.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo en tus RRSS!

Introduce tu busqueda