Actualidad

La buena cara de la moneda: la innovación y su importancia en momentos de crisis

  • 29 mayo 2020
  • Artículos
Artículo de Juan Carlos Garavito publicado originalmente el 22 de mayo de 2020 en El Tiempo. nº 38.502. 

 

Pasan las semanas y nos seguimos enfrentando a muchos retos y dificultades. Duras noticias que nos encontramos a diario en la prensa, noticieros y redes sociales, nos hacen replantear nuestra misión en este mundo, además nos lleva a estimular algo muy importante que tenemos los seres humanos… la creatividad.
Nuestro mundo cambió y es acá donde debemos hacer un gran esfuerzo para salir adelante y empezar a crear ese nuevo modelo económico, más inclusivo, en el que todos podamos participar. Un mundo donde el conocimiento y la innovación jugarán un papel fundamental para generar un equilibrio entre el bienestar social, la prosperidad económica y la sostenibilidad ambiental.

Los países mejor preparados para innovar serán los que desarrollen mejores capacidades para adaptarse a los nuevos tiempos y empezar a suplir la demanda de consumidores, que seguramente cambiaran sus hábitos y buscarán productos y servicios que se adapten a sus nuevas necesidades.

Esa innovación y conocimiento generarán grandes oportunidades para las empresas y países. Hoy vemos como diferentes compañías se empiezan a salir de su zona de confort e intentan desarrollar nuevos productos como mascarillas, uniformes de protección, ventiladores y toda clase de productos y servicios que seguramente los llevarán a afrontar de mejor manera esta difícil situación. Se empiezan a generar nuevas alianzas entre varias instituciones, ejemplo de esto son los ventiladores mecánicos desarrollados en Medellín gracias al buen trabajo de la Universidad de Antioquia, la Universidad EIA, Industrias Médicas San Pedro y Ruta N; que están acelerando procesos innovadores en el país.

Y es acá, donde se deben generar estrategias para gestionar de mejor manera todo el conocimiento que se está produciendo, sin olvidarnos del importante rol que juega la Propiedad Intelectual, muchas veces olvidada o movida a un segundo plano, la cual establece mecanismos para reconocer las invenciones que ayuden a solucionar problemas concretos y desafíos sociales.

Los países deben seguir apostándole a la I+D+i para avanzar como naciones y generar nuevas oportunidades a futuro. No sorprende que los países con más inversión en Investigación y Desarrollo sean los abanderados ante esta dura situación. Corea del Sur, Israel, Japón, Dinamarca y Alemania, como ejemplo, son naciones que invierten entre un 3 y 4% de su PIB en I+D+i y son los que afrontan de mejor manera los grandes retos de esta pandemia.

Colombia, es un país muy rezagado en temas de I+D+i, a pesar de los grandes esfuerzos que se han generado durante los últimos años para aumentar estos rubros. Actualmente, la cifra de inversión en i+D como porcentaje del PIB está por debajo del 0,5% y si revisamos el indicador de presentaciones de patentes anual, que recoge la Superintendencia de Industria y Comercio, la cifra sigue estando estancada en 2.157 solicitudes a cierre de 2019, siendo la más baja de los últimos años.

Los países y las grandes compañías entienden el gran poder que tiene la Propiedad Intelectual en la generación de valor, y es por eso por lo cual países como China, quien casi triplica en el número de solicitud de patentes anual a Estados Unidos con 1.542.000 en 2019, Corea, Japón y Alemania y empresas como Huawei, Samsung y Bosch, que registran entre 4.000 y 1.500 patentes al año, le apuestan a proteger su conocimiento y generan grandes estrategias para ello.

¡Apostémosle a la innovación! Solucionemos los retos que se nos presentan por medio de la creatividad y la I+D+i, ayudemos a las empresas y a las instituciones a entender la importancia de proteger sus activos intangibles y conocer el valor de tener una buena estrategia en Propiedad Intelectual, pues hoy más que nunca jugarán un importante rol en la recuperación económica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo en tus RRSS!

Introduce tu busqueda