Web Analytics

Artículos

Día Mundial de la Propiedad Intelectual: el poder transformador de la innovación al servicio de los ODS

26 de abril de 2024

Como cada 26 de abril, todos los profesionales que protegemos la innovación celebramos este día. Desde ClarkeModet, nos sumamos este año la WIPO para reflexionar sobre la relación de la PI con los ODS.

Un año más, ClarkeModet se suma a la celebración del Día Mundial de la Propiedad Industrial e Intelectual, fecha en la que conmemoramos la entrada en vigor del Convenio de la OMPI, el 26 de abril de 1970. Ese fue el día escogido por los Estados miembros de esta organización para promover cada año un mayor conocimiento y conciencia social sobre la importancia de la PI: desde su papel en el fomento y protección de la innovación hasta el consecuente desarrollo económico y social al que contribuye.

La temática escogida por la OMPI para este año aborda la relación del Sistema de Propiedad Intelectual y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). De este modo, nos invita a reflexionar sobre cómo el fomento de la creatividad y la innovación científico-técnica que estimula la Propiedad Intelectual resultan claves para la consecución de estos objetivos: desde aquellos que se centran en el aspecto social y medioambiental hasta los que abordan el buen gobierno en instituciones públicas y privadas.

Centrándonos en el aspecto medioambiental, son hoy muchas las innovaciones y tecnologías verdes que están revolucionando el mundo hacia una dirección más respetuosa con el planeta. De ahí que, en los últimos años, se hable incluso de Green IP como una tendencia tecnológica en sí misma, en la que innovación y sostenibilidad van de la mano desde el inicio mismo del ciclo de vida de la I+D+i. Y en ella, las distintas figuras de Propiedad Industrial e Intelectual se han convertido sin duda en instrumentos al servicio de la sostenibilidad. ¿Sabes vez de qué manera puede contribuir cada una de ellas?

Las IP Green tools:

  • Patentes. La patente es una potente vía para proteger y rentabilizar la inversión en nuevos desarrollos, fórmulas y tecnologías respetuosas con nuestro planeta. Garantiza la explotación en exclusiva de la innovación durante un periodo de 20 años, con el consecuente beneficio económico para sus titulares. Pero, además, las patentes facilitan el acceso al conocimiento por parte de toda sociedad, dada la obligatoriedad de divulgación una vez transcurrido este periodo.   
  • Marcas. Este derecho protege los signos de identidad de productos y servicios y, por tanto, su reputación y credibilidad ante toda la sociedad. Gracias a las marcas, los consumidores pueden conocer los valores y principios de una organización, así como el carácter sostenible de sus productos y servicios. Esto puede lograrse a través de las vías más tradicionales (marcas que protegen la denominación y el logotipo) y también de otras fórmulas más disruptivas (marcas de color, sonido, movimiento u otros signos distintivos que apelan a las emociones del consumidor).
  • Secretos empresariales. Abarcan toda aquella información y conocimiento estratégicos con aplicación industrial que suponen una ventaja competitiva. Así, puede considerarse secreto comercial el conocimiento (técnico o de negocio) generado en torno a cualquier proceso innovador verde. Esta es una herramienta especialmente útil para proteger información confidencial que no se puede (o no es necesario) proteger mediante patentes, o bien tecnologías que se encuentran aún en una fase temprana de su desarrollo.
  • Derechos de autor. El desarrollo de nuevos algoritmos, software y código juegan un papel esencial en el impulso de muchas innovaciones respetuosas con el planeta. Los derechos de autor son una de las principales vías para proteger estos contenidos frente a copias, salvaguardando los derechos de sus creadores. También pueden utilizarse como vía para proteger bases de datos, esenciales para la competitividad empresarial.
  • Diseños. La forma y la apariencia estética de un producto puede ser fundamental a la hora de determinar su carácter sostenible, influyendo en el rendimiento del producto o el uso que hacen de él los consumidores. Por ello, los derechos otorgados por los diseños también pueden ser explotados por los creadores de productos sostenibles.
  • Indicaciones geográficas. El origen de un producto y su forma de producirlo pueden ser la mayor garantía no sólo de su calidad, sino también de su carácter sostenible y de formas de producción con mínimo impacto medioambiental. La protección mediante estos derechos otorga beneficios reputacionales a sus productores, pero también ofrecen un aval a todos los consumidores con respecto a la procedencia y métodos de producción de aquello que compran.

Con esta reflexión, te animamos a pensar en cómo la PI contribuye también a seguir promoviendo un futuro más sostenible, haciendo posible que lleguen al mercado con éxito todos esos proyectos revolucionarios que permiten avanzar el mundo cada día.

This site is registered on wpml.org as a development site.